A partir de las dos grandes divisiones del actualmente llamado Turismo Cultural, nos inclinamos por el que pone énfasis en las EXPERIENCIAS.

Es aquel que se nutre de vivencias, sensaciones, perfumes, olores, ruido, gente. Es decir una experiencia más que un viaje.

El turismo cultural es relacional. Conlleva tradiciones y costumbres que acercan a los pueblos. Conocer a sus habitantes, la realidad presente y sus proyectos de futuro pasa a ser tan importante como conocer sus bellezas naturales.

El programa de Cavalli Bureau está basado en la valorización de los patrimonios artísticos, culturales, costumbres, arte y música popular tanto en Buenos Aires como de Argentina.